Del Busto renuncia a cambiar el mapa sanitario «debido a las controversias»

El consejero de Sanidad, Francisco del Busto, comparece en la comisión de la Junta General. / DANIEL MORA
El consejero de Sanidad, Francisco del Busto, comparece en la comisión de la Junta General. / DANIEL MORA

La Ley de Salud solo logra el apoyo del PP, que exige «algunas mejoras» para aprobar la norma que reemplazará a la de 1992

JOSÉ LUIS RUIZ , GIJÓN. 23 de Enero 2019. Diario “El Comercio”

Una nueva ley pero con el mismo mapa sanitario diseñado hace casi tres décadas. El consejero de Sanidad, Francisco del Busto, defendió ayer en la Junta General la futura Ley de Salud, en la que renuncia a introducir cambios en las ocho áreas sanitarias «ante las controversias planteadas» y deja la iniciativa en manos del próximo gobierno. «Hemos cumplido el compromiso de no petrificar con rango legal el mapa sanitario permitiendo así que los gobiernos puedan articular a su entender este instrumento de gestión», anunció.

Asturias, por tanto, seguirá luciendo el mapa heredado de la ley de 1992, con Jarrio como cabecera del Área I, Cangas del Narcea en la II, Avilés en la III, Oviedo para la IV, Gijón en la V, Arriondas en la VI y Mieres y Langreo para las VII y VIII. Tras plantear la posibilidad de fusionar algunas de estas áreas hasta reducirlas a seis, los alcaldes, sindicatos y vecinos de las zonas afectadas mostraron una intensa oposición, lo que hizo que la Consejería de Sanidad desistiera del cambio.

El proyecto de ley plantea como novedad la creación del Consejo de Pacientes del Principado «con la finalidad de promover la participación institucional de los pacientes en el sistema público», así como el Observatorio de Garantía de Derechos y Deberes en Salud «que será el encargado de velar por el cumplimiento de los derechos y deberes de la ley».

La normativa, que comenzó a elaborarse en 2016, sustituirá a la actualmente vigente desde 1992 y según el consejero se adaptará «a los cambios sociales, demográficos, epidemiológicos, tecnológicos y de gestión que afectan profundamente a los sistemas sanitarios».

Entre las novedades, el Ejecutivo plantea que «el Plan de Salud para Asturias sea el marco de referencia para toda las actuaciones en materia sanitaria», indicó Del Busto. Asimismo, el Observatorio de Salud se sitúa como «el órgano de difusión del Plan de Salud, promoviendo el análisis continuo de la situación y los factores determinantes de esta y su distribución social y territorial».

La Ley de Salud «pretende mantener y consolidar un modelo sanitario universal, de calidad, equitativo, sostenible y que sitúe a los ciudadanos como centro de referencia de las actuaciones». En lo que se refiere a los trabajadores, articula el sistema de gestión tomando como referencia el Sistema de Gestión por Competencias (permite identificar las capacidades de las personas requeridas en cada puesto de trabajo a través de un perfil cuantificable y medible objetivamente).

Francisco del Busto detalló ayer en la Junta, ante la Comisión de Sanidad, que Asturias es «una de las pocas comunidades que no tiene una norma en materia sanitaria como la que hoy presentamos» y apeló a todos los grupos a «no dejar pasar la oportunidad de aprobar esta ley, ya que por mucha prisa e interés que se ponga en redactar otra en la próxima legislatura, perderemos dos o tres años para acabar aprobando un texto que en poco va a diferir de este».

Enmiendas de los grupos

La futura Ley de Salud del Principado solo consiguió el apoyo del PP. El parlamentario Carlos Suárez avanzó la intención de su grupo de «apoyar la ley si en la sesión de ponencias se introducen una serie de mejoras que entendemos que son perfectamente asumibles». Suárez calculó, además, que la suma de votos de los grupos socialista y popular «podrían ser suficientes para que salga adelante».

Por su parte, la portavoz de Foro, Patricia García, demandó que se mejore el sistema de información porque «los profesionales se quejan de que no reciben ‘feedback’ de otros compañeros». Armando Fernández Bartolomé, de Ciudadanos, anunció enmiendas y señaló que «esta ley es demasiado importante para presentarla fuera de tiempo, con la legislatura agotada». El portavoz de Podemos, Andrés Fernández Vilanova, declaró que «no aporta nada y no incluye los puntos que ya explicamos en verano que debería tener».

Esta entrada fue publicada en Prensa. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *