Cabueñes contrata a veinte profesionales para atajar la presión asistencial por la gripe

Cabueñes contrata a veinte profesionales para atajar la presión asistencial por la gripe
Una de las plantas de hospitalización del hospital de Cabueñes. / JOAQUÍN PAÑEDA

Son siete celadores, otros tantos auxiliares y seis enfermeras. El hospital tenía ayer 19 habitaciones triples y 17 individuales reconvertidas en dobles

LAURA FONSECA GIJÓN. Miércoles, 23 enero 2019, 02:30 Diario “El comercio”

Cabueñes ha contratado a veinte profesionales a modo de refuerzo para atajar el incremento de actividad de estos días, derivado en gran medida por la epidemia de gripe, que aún no alcanzó su punto de mayor intensidad en la región. El hospital, que el pasado día 9 procedió a abrir la planta que mantenía cerrada desde el verano, ha incrementado su plantilla temporal con la incorporación de siete celadores, siete auxiliares de enfermería y seis enfermeras. Buena parte de este personal se ha destinado a reforzar diferentes servicios que puntualmente lo necesiten durante estos días de mayor intensidad de trabajo.

Pese a la reapertura de la unidad que estuvo más de medio año sin funcionar (se había cerrado en verano debido al descenso de actividad propio de los meses estivales), el hospital sigue mostrando un elevado nivel de ocupación. A primera hora de ayer, cuando aún no se habían dado las altas médicas en las diferentes plantas, Cabueñes acumulaba diecinueve habitaciones triples, mientras que otras diecisiete individuales tuvieron que ser reconvertidas en dobles. La presión asistencial se ha incrementado en el conjunto del hospital, aunque especialmente en el área de urgencias, tanto de pacientes adultos como de pediatría, donde el goteo de afectados con trastornos respiratorios y procesos gripales es constante.

Según indicaron diversos profesionales del sector, la gripe de esta temporada «no parece tan virulenta como la de otros años». De momento, y por la evolución observada en los primeros aislamientos víricos, los virus circulantes son los incluidos en la vacuna suministrada este otoño-invierno (entre ellos, el A H1N1, responsable de la epidemia de gripe A de 2009).

Los virus A son los que, de momento, circulan con mayor intensidad por la comunidad

Asturias se encuentra desde la semana pasada en situación epidémica de gripe. Esto significa que la región registra ya más de noventa casos por 100.000 habitantes. En concreto, la última tasa apuntada en el Principado (la correspondiente a la semana del 7 al 13 de enero) era de 147 enfermos de gripe por cada 100.000 habitantes. Hasta la fecha, se han contabilizado dos fallecidos: una mujer de 62 años (inmunodeprimida) y un hombre de 63 años, con problemas coronarios.

En Asturias, la vigilancia de casos hospitalizados confirmados de gripe se realiza únicamente entre los residentes del Área Sanitaria IV (Oviedo) ingresados en el HUCA. Hasta la fecha se han registrado 21 casos. El 62% de los ingresos son mujeres y el 81% tienen 50 años o más. Según el informe elaborado por el Servicio de Vigilancia Epidemiológica de la Consejería de Sanidad, el 86% de los casos hospitalizados presentaba algún factor de riesgo y, de ellos, el 56% no estaban vacunados. Cuatro de cada diez hospitalizados se habían visto afectado por un virus gripal A (no subtipado), otro 29% por un A (H3N2), el 23,8% por el de la gripe A de 2009 (el H1N1). Otro 9,5% correspondió a un virus gripal B.

Más profesionales vacunados

Por otra parte, la tasa de vacunación entre el colectivo de profesionales sanitarios ha aumentado esta temporada un 8,5% con respecto a la campaña de 2017, hasta alcanzar el 39,8% en total en el conjunto del país, lo que se sitúa a tan solo dos décimas del 40% que había fijado como objetivo el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social. Así se desprende de los datos recogidos por ‘Gripómetro’, el estudio demográfico realizado por Sanofi Pasteur. Este aumento es muy significativo ya que, a pesar de tratarse de un colectivo llamado a vacunarse frente a la gripe por tener un mayor riesgo de infección en comparación con la población adulta en general, el año pasado la tasa de cobertura entre este grupo de personas fue del 31,3%.

Esta entrada fue publicada en Prensa. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *