El viejo Hospital será demolido

El viejo Hospital será demolido

El Principado asegura que los planes para derribar todos los edificios de la parcela del Cristo, salvo la Escuela de Idiomas y el Adolfo Posada, son sólo «un borrador interno de trabajo»

12.01.2014 | 20:10 Diario La Nueva España

Ch. NEIRA
El viejo Hospital Universitario Central de Asturias será demolido. Los planes del Principado para los terrenos que liberará el traslado definitivo del HUCA a los terrenos de la Cadellada pasan por derribar la mayor parte de los edificios del actual complejo hospitalario. Sólo el edificio de la Escuela de Idiomas y el de administraciones de Adolfo Posada se salvarían sobre el papel de esta gran demolición que dejaría un agujero de 127.000 metros cuadrados en el centro de Oviedo.
La salvedad para estos dos inmuebles, que suman 18.253 metros cuadrados, y para la vecina residencia del Cristo, de 8.734 metros cuadrados, no tienen tanto que ver con el diseño del plan como con algunas inversiones realizadas en los últimos años para rehabilitar y prolongar la vida útil de estas construcciones. Si, como muchos temen, los planes para la parcela del viejo Hospital se retrasan el tiempo suficiente, es probable que las últimas inversiones en el Adolfo Posada y en la Escuela de Idiomas estén ya suficientemente amortizadas como para que entren también en el plan de demolición.
El problema principal que se les plantea al Principado y al Ayuntamiento es qué hacer durante ese “impasse” con un solar de esas dimensiones. Si no se demuelen los 17 edificios, habría que poner en marcha un importante despliegue de seguridad para evitar que los distintos inmuebles empiecen a generar diversos problemas de ocupación, como ya ha sucedido en otras áreas de la ciudad con viviendas deshabitadas que finalmente han tenido que ser demolidas o tapiadas para evitar problemas de salubridad.
La otra opción, la demolición, que es la hoja de ruta que el Principado tiene ahora mismo encima de la mesa, parece más segura. Es lo que Sedes tuvo que hacer finalmente con el viejo instituto de San Lázaro. Sin embargo, demoler todo el área hospitalaria de El Cristo cuesta bastante dinero. Entre 13 y 15 millones de euros, según estimación de Dámaso Bances. El que fue subdirector de gestión del Hospital opinaba en abril del año pasado que había edificios que podían aprovecharse y que no había por qué tirarlo todo. “Es un lujo que Asturias hoy no puede permitirse”, razonaba. Y añadía otra pregunta que también está en la cabeza de todo el mundo. ¿Para qué?
Viéndolo, pues, desde el otro lado, no parece que tenga mucho sentido realizar esa inversión para dejar limpio un solar de ese tamaño sin saber a qué se va a destinar. Además, añaden otras voces conocedoras del proyecto, el Ayuntamiento tampoco vería con buenos ojos tener una especie de escombrera en el centro de Oviedo, en una de las mejores zonas de la ciudad.
Lo que sí parece que está claro ahora mismo es que el debate sobre el interés de los distintos edificios o las posibilidades para reaprovecharlos son ya hipótesis del pasado, y que sólo se trabaja con la idea de un terreno completamente despejado. Sería, de lograrse finalmente, una de las operaciones urbanísticas más ambiciosas que la ciudad podría afrontar en los próximos años, sólo comparable a la que se generaría en los terrenos de la fábrica de armas de La Vega, aunque en este caso con varios elementos y edificios protegidos que impedirían, en todo caso, contar con una parcela completamente despejada.
Las dimensiones son similares. En La Vega se trata de 120.000 metros cuadrados junto a la entrada a Oviedo desde la “Y”, un terreno que, además, sería clave para resolver los problemas de ordenación urbana en esta zona de la ciudad. En el Cristo son 127.000 metros cuadrados de parcela hospitalaria, sumados 58.000 metros cuadrados de los terrenos donde está el Hospital General y los 69.000 de la Residencia Covadonga, propiedad de la Tesorería de la General de la Seguridad Social hasta que lo permutó al Gobierno de Vicente Álvarez Areces en julio de 2006 a cambio de la propiedad del Hospital Monte Naranco y derechos de edificabilidad para 20.000 metros en el Cristo.
Cuando se produjo esa permuta, en otro contexto económico y político, el Gobierno del Principado llegó a soñar con un plan más ambicioso. El Principado sumaba para este proyecto los terrenos de la Escuela de Artes, las instalaciones deportivas del Cristo y el Instituto de Prevención de Riesgos, hasta alcanzar 223.000 metros cuadrados, un suelo valorado hace 7 años en 120 millones de euros.
Había incluso otra operación en la que la se sumaban la plaza de toros y el cuartel de la Policía Nacional. Nada de eso parece ahora tener visos de convertirse en realidad en un futuro próximo. Sin embargo, el traslado a la Cadellada ya ha empezado y los edificios del viejo Hospital empezarán a quedar vacíos poco a poco. La pregunta es cuántos años tardará la piqueta a entrar en el solar y qué se levantará en ese inmenso cráter de 127.000 metros cuadrados que los técnicos del Principado imaginan ya en el centro del barrio del Cristo.
El Principado precisa que el derribo es «sólo un borrador de trabajo»
El derribo de los 17 edificios de la parcela hospitalaria del Cristo, que ocupa un total de 127.000 metros, es sólo «un borrador interno de trabajo». Así matizaron fuentes del Gobierno regional los planes del Principado sobre el futuro del viejo Hospital. La comisión en la que en la actualidad trabajan técnicos del Principado y del Ayuntamiento de Oviedo no ha tomado ninguna decisión definitiva porque, explicaron desde el Gobierno regional, todavía debe concretarse la propuesta definitiva con otros departamentos del Gobierno regional y del Ayuntamiento de Oviedo.
Las hipótesis no conservacionistas sobre las que se está trabajando no son, pues, un plan de realización definitivo. Se trata de estrategias internas con las que se trabaja, pero que están todavía en sus primeras fases y no se han empezado a cotejar con otras instancias para tomar una decisión que, teniendo en cuenta el tamaño y la importancia dentro del trazado urbanístico de Oviedo, estará consensuada al máximo. En ese sentido, también se pronunció el portavoz del PSOE en el Ayuntamiento de Oviedo, Alfredo Carreño, quien aseguró que existe un compromiso por parte del Principado de «contar con todos». Carreño detalló que la comisión de técnicos y funcionarios que trabaja con los planes para el futuro de la parcela «tratan de esbozar lo que se podría hacer tanto con el Cristo como con la Vega, pero no hay una decisión tomada».
Según Carreño, el Principado no tomará ninguna decisión hasta hablar con todos los grupos políticos, todas las instancias y, en especial, todas las asociaciones de vecinos y colectivos ciudadanos afectados. «Es una zona muy importante para el desarrollo de Oviedo y de Asturias, hay que escuchar a muchas voces para hacer algo así, y es un ámbito de una dimensión considerable como para que la decisión final sea consensuada con todos», concluyó el portavoz de los socialistas en el Ayuntamiento de Oviedo.

Esta entrada fue publicada en Prensa. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *