La Sanidad gallega deniega la atención a una asturiana

El Berrón, Manuel NOVAL MORO  “Nos pareció denigrante”. Así de contundente se muestra José Manuel Castro, vecino de El Berrón, al relatar el trato que recibieron él y su novia en el centro de salud de la localidad gallega de Santa Comba, donde hace unos días se negaron a atender a la mujer porque era asturiana.

Según el relato del afectado, la mujer estaba recibiendo en Asturias un tratamiento por el que tenía que poner una vez al día una inyección. El caso es que, después de fin de año, los dos se fueron a Galicia, de donde es oriundo José Manuel Castro, a pasar las fiestas hasta el día de Reyes. La mujer consultó a su médica y ésta le dijo que llevando la medicina y con un volante que explicaba el tratamiento que requería no tendría ningún problema con que le pusieran la inyección allí.

“Pero al llegar ya nos dijeron que no sabían si nos podrían atender; teníamos solo a una persona delante, y nos hicieron esperar más de dos horas hasta que, al final, un médico, que dijo que era el jefe del servicio médico de allí, nos dijo que no nos podían atender”, explicó.

Entonces, pidieron que les presentaran por escrito las razones a la negativa, para presentar una reclamación ante el servicio de salud gallego, y también solicitaron el número de facultativo del médico, pero no obtuvieron respuesta en ninguno de los casos.

Diario La Nueva España día 08 de Enero de 2.014

“Nos pareció denigrante”, afirma un vecino de El Berrón a cuya novia rechazaron atender en Galicia por tener cartilla asturiana

José Manuel Castro no se explica cómo se pudieron negar. “Lo llevábamos todo hecho; teníamos el medicamento, llevábamos el volante y las indicaciones; sólo era poner una inyección, que no les hubiera llevado más de un minuto, y en vez de eso nos hicieron esperar para nada”.

El resultado de todo ello fue que la mujer hubo de interrumpir su tratamiento y esperar a regresar a Asturias para continuar con las inyecciones, todo por la poca disposición del facultativo. Los afectados se mostraron muy dolidos por la situación. “Se supone que la sanidad es un servicio público, y que nos tienen que atender, pero está visto que no lo es”, dice José Manuel Castro. En su opinión, la transferencia de competencias médicas nunca puede estar por encima de las necesidades de los pacientes, máxime en algo tan sencillo como poner una inyección.

Esta entrada fue publicada en Prensa. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *