Los sindicatos denuncian «caos» en el HUCA

04.10.13 – 00:13 – LAURA FONSECA | OVIEDO. Diario “El Comercio”
  • «Puede que tengamos que lamentar muertes de pacientes», alerta el personal de urgencias.  La Junta de Personal anuncia movilizaciones
  • El operativo de traslado, con el cierre de Silicosis y otras áreas del viejo hospital, solivianta a los trabajadores

ASAMBLEA HUCA MR 07.jpgLos ánimos están caldeados en el viejo Hospital Central de Asturias. El operativo de traslado al nuevo HUCA puesto en marcha por la dirección, y que tal y como avanzó EL COMERCIO pasa por adelantar el cierre del Instituto de Silicosis y de otras plantas del complejo hospitalario, además de prescindir de casi un centenar de trabajadores, ha soliviantado al personal. Ayer, la Junta de Personal del HUCA celebró una asamblea informativa para dar cuenta de las últimas decisiones de la gerencia. El salón de actos del  Hospital Covadonga, donde era la cita, presentaba una imagen que no se veía desde hacía años. Ni tan siquiera durante la última huelga médica. Muchos trabajadores tuvieron que seguir la asamblea desde la puerta, ya que el salón estaba a rebosar.

Los sindicatos aseguran que la situación actual en el HUCA es de «auténtico caos». Al plan para menguar el hospital con el fin de ajustarlo al tamaño que tendrá en La Cadellada, se suma la implantación de un nuevo sistema operativo «que ha hecho que se pierdan, al menos, el 30% de las citaciones». Según indicó el presidente de la Junta de Persona, Francisco Menéndez, «hablan de un plan de traslado cuando en realidad están aprovechando para hacer recortes y ajustar el presupuesto del hospital que se ha desviado en casi 30 millones de euros».

De aquí a mediados de mes, como paso previo a la mudanza general prevista para el próximo enero, el actual hospital tendrá que achicarse y lo hará eliminando 81 camas y enviando a la calle a 58 eventuales a los cuales no les renovarán sus contratos. Los sindicatos elevaron ayer  a casi un centenar el volumen de trabajadores afectados.

Todos estos cambios, unido al puzzle de reubicación de servicios, «está haciendo mella en la asistencia y el paciente lo tiene que saber», señaló Menéndez. Por eso, la Junta de Personal comenzará a repartir octavillas a los enfermos que acudan al Central «para que se enteren de lo que está pasando».

Menos comida en los menús

«Está faltando ropa y también está habiendo problemas con las comidas que sirven a los pacientes ingresados», alertó la Junta de Personal. Y es que en apenas una semana, los servicios de lavandería se han quedado sin 11 trabajadores eventuales y cocinas sin 17 pinches. Cuenta Menéndez, además, que «la nueva responsable de Gestión ha ordenado que cambien las garcillas por unas más pequeñas, para que las raciones que se sirvan en los menús sean más pequeñas».

Por su parte, personal de urgencias de Silicosis ha remitido una carta en la que califican de «imprudencia temeraria» el cierre de dicho instituto. Como ya indicó este periódico, en los próximos días se procederá a cerrar las dos únicas plantas de hospitalización ahora abiertas en Silicosis, así como las urgencias, que se trasladarán al Covadonga. «Puede que tengamos que lamentar muertes de pacientes a las puertas de un centro cerrado», indican los trabajadores, que consideran «absurdo» llevar a cabo todo este operativo apenas unos meses antes de que entre el invierno, cuando los ingresos en Silicosis se disparan por efecto de la gripe.

Esta entrada fue publicada en Prensa. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *